martes, 2 de agosto de 2011

El Efecto Google

¿Cuántos teléfonos recuerdas de memoria? Pocos, ¿verdad? Porqué ibas a necesitar memorizar números de teléfono si tu teléfono tiene 1 gigabyte de memoria donde poder almacenar los números de toda tu familia, tus amigos, compañeros de trabajo,…

¿Cuántas fechas de cumpleaños recuerdas? Desde que tienes a tus amigos y conocidos conectados a través de sus perfiles en Facebook pocos, de hecho alguna vez has felicitado a un amigo en una fecha incorrecta sólo porque la información de su perfil era incorrecta, ¿verdad?

¿Recuerdas los ríos o sistemas montañosos de la península ibérica? ¿Qué harías si alguien te pregunta por ellos? No hay problema, estamos en la era digital, con sólo teclear en tu ordenador “ríos península ibérica” tendrás en milésimas de segundo esa información. Es muy cómodo y muy práctico. Sólo que, tiene un pequeño inconveniente: Cualquier músculo u órgano que no se utiliza se atrofia.

En los colegios aún se sigue enseñando a los niños a sumar, restar, multiplicar, dividir, incluso con decimales. Podría parecer una pérdida de tiempo, ya que todos tienen a su alcance una calculadora o una tabla de Excel que haría el cálculo deseado con mucha precisión y sin requerir esfuerzo alguno.

Entrenamos el cerebro de nuestros hijos, ¿por qué hacemos del nuestro un órgano sedentario?

Ejercita tu mente intentando almacenar en tu memoria interna (la tuya y no la de tu ordenador o teléfono móvil) la mayor cantidad de números de teléfono, fechas de cumpleaños. Intenta recuperar la agilidad mental que el llamado Efecto Google te ha quitado. Te será muy útil para conservar tu puesto de trabajo o encontrar de una forma más fácil ese anhelado puesto de trabajo.

Más de una vez te diré que en las nuevas tecnologías hallarás uno de los mejores aliados en la búsqueda activa de empleo y, es cierto pero, no te olvides de tu mayor activo, tú mismo.

2 comentarios:

Rinko dijo...

Bastante de acuerdo en casi todo Blas aunque me gustaría presentarte una teoría derivada del efecto Google. Como bien dices Google facilita y almacena cientos de datos que antes o...recordabas o tirabas de apuntes. Ahora creo que existen 2 tipos de personas viviendo el "efecto Google". Unas que lo hacen sustituto de cualquier intento de recordar algo y otras, con un uso muy diferente, las cuales no solo recuerdan teléfonos, ríos y cumpleaños de familiares sinó que además ahora recuerdan miles de temas nuevos, opiniones y puntos de vista de cualquier tema de actualidad y sobretodo tienen una mayor capacidad de memorizar. Internet (en este caso Google) hay que usarlo como un libro, no como un diccionario, te puede culturizar o hacerte un esclavo.

BLAS MARTÍNEZ dijo...

No podía estar más de acuerdo contigo Rinko. Evidentemente, todo depende del uso que le demos.
Internet puede ser un gran aliado pero no debemos confiarlo todo a una herramienta sin tener en cuenta el uso que le damos.
Internet, como la calculadora, no son el problema, el problema llega cuando confiamos tanto en la herramienta que descuidamos nuestro aprendizaje.
En ningún momento pretendía lanzar un mensaje negativo sobre Internet o Google, sí sobre cierto uso de estos recursos que nos pueden perjudicar.
Muchas gracias por seguir mi blog. Espero encontrarte más veces aquí.
Un saludo,
BMF